Ingredientes:
·         250g Garbanzos germinados 24h (120g en seco aproximadamente)

·         40g de semillas de sésamo crudo recién molidas

·         40g de aceite de oliva virgen extra

·         50g de agua filtrada

·         El zumo de medio limón (20g más o menos)

·         1 diente de ajo sin piel (dejar el centro)

·         Pimienta negra recién molida (al gusto)

·         1 Cucharadita de comino molido

·         1 Cucharadita de sal del Himalaya o marina

·         12 Hojas de cogollo de lechuga romana

Raciones: 2
Estación: Anual
Dificultad: Baja
Preparación: 20 min
Tipo: Cruda
Preparación:

Para germinar los garbanzos se remojan toda la noche, se escurren y se dejan en un bote de cristal grande con rejilla en un ángulo de 45º boca abajo en un lugar cálido, ventilado y oscuro durante 24 horas, remojando y escurriéndolos dos veces al día (mañana y noche) hasta que el germen alcance la longitud del garbanzo y no más, ya que de lo contrario estará amargo.

Moler las semillas de sésamo y el ajo

Agregar el resto de ingredientes y batir hasta obtener una crema suave y homogénea

Servir sobre las hojas de lechuga y espolvorear con especias al gusto (cominos molidos, pimentón ahumado, mezcla de pimientas…) y un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Notas y sugerencias:

Si por cualquier motivo no podemos hacer la receta y pusimos los garbanzos a germinar, debemos meterlos en el frigorífico para ralentizar el proceso de germinación y usarlos cuanto antes para que no tengan un gusto amargo.

Pueden añadir uno o dos tomates maduros cortados en el centro del plato espolvoreado con orégano, aceite y sal. Este es un espectacular hummus al estilo clásico, pero con un aporte de nutrientes muy superior, ya que está hecho con garbanzos germinados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.