Se puede prevenir y evitar la enfermedad

Se ha demostrado en diversos estudios científicos que hasta el 80% de las enfermedades se pueden prevenir con una adecuada alimentación, y es por ello que la prevención es la mejor defensa frente a la enfermedad. A pesar de ello, se observan grandes mejorías o incluso reversiones completas de la enfermedad cuando se corrigen los hábitos de vida que han desencadenado la enfermedad en nuestro cuerpo.

No debemos olvidar que el cuerpo humano tiene la extraordinaria capacidad de sanarse a sí mismo, a través de complejos sistemas de eliminación de desechos y auto-regeneración, siempre que se encuentre en un estado óptimo de equilibrio para poder hacerlo. Esta extraordinaria capacidad de todos los organismos vivos de repararse a sí mismos es el único poder capaz de curar cualquier enfermedad. El proceso fisiológico que mantiene todas las sustancias del cuerpo en los niveles necesarios para gozar de una salud óptima recibe el nombre de homeostasis.

Para ello, debemos minimizar el ingreso de nuevos tóxicos a nuestro organismo, en segundo lugar evacuar todos los desechos que se han acumulado durante años, y por último, satisfacer las verdaderas necesidades nutricionales de nuestro cuerpo. Con estos simples pasos se puede prevenir y evitar la enfermedad.