Fisiología humana. La dieta original

Después de hacer un repaso por los distintos factores que deterioran nuestra salud, me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre la fisiología humana, para poder concluir en cuál sería la dieta ideal para poder gozar de energía y vitalidad plena, la dieta para la que hemos sido diseñados.

En la naturaleza existen animales con diferente estructura alimentaria como los carnívoros, los herbívoros, los omnívoros, los frugívoros, los granívoros… En cada caso, los organismos están naturalmente adaptados para el procesamiento de su alimento básico y natural, a través de su dentadura, su estómago, la longitud de sus intestinos, sus fluidos digestivos, las enzimas…

Es obvio que los humanos no somos omnívoros como los cerdos o carnívoros como los leones, ya que su estructura digestiva dista mucho de la nuestra. Estos animales disponen de una saliva mucho más ácida que la nuestra, de una producción de ácidos gástricos 10 veces superior a la nuestra, intestinos 3 veces más cortos… Tampoco podemos considerarnos herbívoros, ya que estos animales tienen unos intestinos mucho más largos que los nuestros capaces de extraer muchos más nutrientes que nosotros del pasto.

Los estudios genéticos actuales, nos relacionan más estrechamente con los chimpancés que con ninguna otra especie, diferenciándonos apenas un 1%. Los chimpancés son un claro ejemplo de animales frugívoros, y por tanto los humanos, que poseemos las mismas características digestivas, deberíamos alimentarnos idealmente de frutas, hojas, semillas, raíces, tubérculos…

Si quieres seguir aprendiendo, te recomendamos que leas…

Ir al artículo anteriorVolver al índiceIr al siguiente artículo