Propiedades del agua de mar

El 70% de la superficie terrestre de nuestro planeta está formado por agua. De la misma manera, el cuerpo humano está constituido por un 75% de la misma. Dependemos del agua para vivir, es el canal que utiliza el organismo para realizar todas sus reacciones químicas, físicas y biológicas.

El agua de mar es la fuente de todas las demás aguas del planeta. La evaporación del agua en la superficie de los océanos se condensa en las nubes y regresa a la tierra en forma de lluvia, y esta aporta el caudal a los ríos que regresan al mar. De vuelta en los mares y océanos, el agua de río se mezcla con el agua y los minerales marinos, alcanzando la perfecta homeostasis que nos ofrece el mar.

El agua de mar, como hablábamos anteriormente,  es una fuente de recursos minerales en la que, con mayor o menor concentración, se encuentran todos los elementos químicos conocidos. El mar es un ecosistema imprescindible para que los seres humanos podamos sobrevivir, ya que regula la temperatura del planeta. De hecho la primera célula que dio origen a la vida de las especies en el planeta, surgió en el mar.

Fue René Quintón (1867-1925), investigador francés, quién descubrió las increíbles propiedades del agua de mar para nuestro organismo. Descubrió que los elementos del agua de mar eran los mismos elementos que están presentes en las células del cuerpo humano, y que el plasma de la sangre y el agua de mar, eran muy parecidos.

El Doctor Ángel Gracia, en su libro “La dieta de los delfines” explica que el agua de mar tiene un poder curativo y preventivo, ya que rehidrata el organismo al mismo tiempo que suministra la totalidad de los más puros y orgánicos minerales, en una forma fácilmente asimilable; reequilibra la función enzimática, sin enzimas no se ponen en funcionamiento los mecanismos de la autoreparación del cuerpo; y además, regenera las células individualmente como consecuencia de que el agua de mar les suministra los elementos imprescindibles para su buen funcionamiento, con lo que el organismo vuelve a su equilibrio homeostático natural.

Una de las grandes preocupaciones de consumir agua de mar, es la posible contaminación de sus aguas. Es cierto que existen numerosos vertidos a nuestros mares. Aguas sin depurar, vertidos de petróleo, sustancias químicas, residuos sólidos. Es por esto, que el agua de mar que nosotros recomendamos debe estar tratada para eliminar estos tóxicos, y así poder consumirla con mayor seguridad. El boro está presente en el mar, y en las aguas subterráneas, en concentraciones muy superiores a las recomendadas. Se trata de uno de los elementos que puede llegar a ser tóxico para el organismo y, por eso, resulta fundamental minimizar o eliminar su contenido si se desea utilizar el agua de mar en la rutina diaria.

El agua de mar resulta muy beneficiosa para la piel, algo que todos hemos tenido la oportunidad de comprobar en algún momento al bañarnos en el mar, pero también el agua de mar bebida parece afectar de manera muy positiva frente a ciertas enfermedades. Recientes estudios han demostrado que el agua de mar es el nutriente orgánico más completo de la naturaleza, además de ser un recurso biodisponible, orgánico y gratuito.

Además se ha visto que también tiene efectos beneficiosos en los deportistas, ya que aquellos deportistas que la consumen, presentan una recuperación muscular más rápida, la fatiga durante la práctica del ejercicio es menor y tienen más vitalidad, esto se debe a la composición del agua, que repone todos los minerales que se han perdido durante la práctica del ejercicio.

Por lo tanto, la mejor manera de consumir el agua de mar es diluyéndola para generar agua de mar isotónica, una parte de agua de mar concentrada por cuatro de agua mineral o filtrada, creando una bebida isotónica perfecta. De esta manera nos aseguramos de que nuestro organismo la pueda absorber correctamente, ya que en caso de no diluirla producirá una descomposición intestinal. Se puede consumir hasta un litro de agua de mar isotónica (diluida) a diario, pero desde nuestro punto de vista un vaso de agua de mar isotónica al día sería más que suficiente, especialmente si lo hacemos por la mañana en ayunas o después del ejercicio intenso.

 

Bibliografía:

0 comentarios en "Propiedades del agua de mar"

    Dejar un comentario