Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es el funcionamiento deficiente de la glándula tiroides, que no produce cantidades suficientes de hormona tiroidea para el correcto funcionamiento de nuestro organismo (McKeith, 2011, 314). La glándula tiroides está situada en la parte frontal de nuestro cuello, y su función es producir hormonas tiroideas, encargadas de regular el metabolismo de nuestro cuerpo, o lo que es lo mismo, el ritmo al cual quemamos calorías para obtener energía. Sus funciones principales son el control del metabolismo y del funcionamiento adecuado de los sistemas cardiovasculares y  musculo-esquelético, así como de la creación de respuestas corporales adecuadas en cuanto a producción de calor, consumo de oxígeno y regulación de otros sistemas hormonales.

La causa más común de hipotiroidismo es producido como consecuencia de una enfermedad autoinmune y se denomina Tiroiditis de Hashimoto, esto quiere decir que el propio sistema inmunológico ataca a las células de la tiroides. Este efecto es producido debido a la alta toxicidad que presenta nuestro organismo por una alta permeabilidad de nuestro intestino, que debido a nuestra mala alimentación no funciona correctamente, y permite el paso de ciertas sustancias potencialmente peligrosas a nuestro torrente sanguíneo. El organismo acumulará estos residuos en diferentes tejidos, en este caso, la glándula tiroides, y como reconocemos estas partículas como una invasión, nuestro sistema inmunológico creará anticuerpos para atacarlos, atacando de manera secundaria nuestras propias células, generando inflamación de las células tiroideas y por lo tanto su mal funcionamiento. En consecuencia no se producirán la cantidad adecuada de hormonas tiroideas, y el correcto funcionamiento del organismo se verá afectado.

Los principales síntomas de las personas que sufren hipotiroidismo son estreñimiento, intolerancia al frio, pérdidas de memoria y cambios de personalidad. También puede producirse un aumento de peso provocado por la reducción del metabolismo, por lo que también pueden sentirse lentos o fatigados. (Manual Merck, 2014, 680). Además también pueden presentar otros síntomas como el engrosamiento de los tejidos de la cara, la piel es más gruesa y seca, y el cabello y las uñas más débiles. Pueden tener problemas de respiración, periodos menstruales abundantes o irregulares y disminución del sentido del gusto y el olfato.

Las recomendaciones nutricionales y de hábitos de vida propuestas para mejorar el funcionamiento de la glándula tiroides son en primer lugar, realizar ejercicio físico de manera regular. Utilizar una pasta de dientes libre de flúor, ya que este disminuye la función de la tiroides. Beber gran cantidad de líquidos para depurar el organismo y estar bien hidratados, aunque también se deben evitar el flúor y el cloro del agua del grifo. En cuanto a la alimentación, evitar el gluten, muy especialmente el consumo de seitan y de trigo moderno, ya que su proteína, es tóxica para nuestro organismo, además evitar los productos lácteos, debido a todas las hormonas que presentan, la soja, debido a la presencia de isoflavonas, las crucíferas (brócoli, col verde y rizada, coliflor, colirabano…), ya que pueden reducir la cantidad de yodo disponible en el organismo y por lo tanto disminuir el funcionamiento de la tiroides, sobretodo cuando se consumen crudas; la sal y los azúcares refinados, y por último, las sustancias excitantes como el alcohol, el café o el tabaco.

Al mismo tiempo aumentar el consumo de algas, ya que estimulan el funcinamiento de la tiroides; frutos secos, especialmente coquitos de brasil por su contenido en selenio; cereales integrales y frutas y vegetales frescos, que nos van a aportar grandes cantidades de vitaminas y minerales para un corrrecto funcionamiento.

Recuerda que antes de realizar cambios en tus hábitos alimenticios debes consultar con tu especialista de la salud, y además, debes observar los cambios que acontecen en tu organismo día tras día para ver la evolución.

 

Bibliografía:

3 comentarios en "Hipotiroidismo"

  1. Saludos desde Colombia

    Primero que todo gracias por el artículo.

    ¿ Cuales son los alimentos que influyen en la aparición del síndrome del intestino irritable ?

    Gracias de antemano por su respuesta.

    • Imagen de perfil de José Conti

      Hola Manuel: principalmente aquellos alimentos precocinados, fritos y el exceso de productos animales: carne, lácteos, huevos… y métodos de cocción inapropiados como barbacoas, fritos, horneados… Y también la falta de fibra y nutrientes. Te recomendamos reducir la ingesta de productos de origen animal y usar métodos de cocción más saludables como el vapor o guisos e incrementar la ingesta de frutas y verduras, así como beber suficiente cada día agua de buena calidad o jugos de verduras recién hechos. Consulta con siempre con tu especialista antes de realizar ningún cambio. Síguenos en facebook y suscríbite a nuestro boletín gratuito para estar al día de nuestras próximas conferencias, cursos, talleres, publicaciones de recetas y artículos en la web…. Un cordial saludo, el Equipo Reverde.

      • Gracias de todos modos por la respuesta.

        Sin embargo, creo que escribi mal la pregunta o alguien cambió mis palabras pero el hecho es que no me refería al síndrome del intestino “irritable” sino al “permeable”.

        Gracias de antemano por su ayuda

Dejar un comentario