Beneficios del Método Reverde

La propuesta de alimentación que recomendamos no requiere de mucho tiempo ni dedicación para poder disfrutar de platos increíbles, por lo que ganarás tiempo. Además, es más económico, por lo que te permitirá ahorrar dinero en la lista de la compra y en la de medicamentos, puesto que probablemente no los necesitarás.

Otro de los múltiples beneficios del Método Reverde es el de contribuir a la conservación del medio ambiente, ya que se produce una menor cantidad de residuos al no utilizar alimentos precocinados, y minimizar la utilización de productos envasados o en conserva. También reducirás tu huella ecológica, utilizando muchos menos recursos naturales.

Al mismo tiempo, este tipo de alimentación te permitirá depurar el cuerpo y alcalinizar los fluidos corporales, ya que realizarás digestiones más simples y menos pesadas que no generarán apenas residuos. De esta forma, conseguirás mucha más energía disponible, ya que el organismo necesitará realizar un esfuerzo menor en la digestión y en la eliminación de residuos.

Otra consecuencia es la regularización del peso corporal, ya que cuando el organismo ha visto sobrepasada su capacidad de eliminación de toxinas, las almacena en los tejidos grasos, a la espera de una ocasión para poder evacuarlas definitivamente. Con esta alimentación, al disminuir drásticamente el ingreso de nuevos tóxicos, se activan los mecanismos de liberación de las toxinas encapsuladas, de forma que se reducen las reservas grasas del cuerpo.

Tal como se había citado anteriormente, la enfermedad es una, la toxemia corporal, aunque los síntomas sean muy diversos; es por ello, que la gran mayoría de estas enfermedades desaparecerán al corregir los hábitos alimenticios erróneos que seguíamos en el pasado. Con la depuración corporal y la alcalinización de los fluidos, conseguiremos además una mejor respuesta del sistema inmune.

Además, siguiendo este tipo de alimentación se evitarán muchas de las enfermedades actuales como la hipercolesterolemia o la hipertensión, previene y revierte las cardiopatías, reduce el riesgo de padecer cáncer, previene y trata la diabetes, disminuye en gran cantidad la necesidad de fármacos, mantiene los huesos fuertes, evita la impotencia y los accidentes cerebrovasculares, previene los cálculos biliares y renales, alivia el estreñimiento, evitar el Alzheimer…

En conclusión podemos decir, que este tipo de alimentación te hará sentir más joven, con más energía y te hará vivir por más tiempo.